RECORRIDO
VIRTUAL

Desde “Drive my car”, de The Beatles, a “Mi cacharrito”, de Roberto Carlos: Esas canciones inspiradas por el amor a los autos

Uno de los efectos llamativos del encierro que se viven en ciudades de Chile y del mundo por estos días, es que bajó el consumo de servicios de música en streaming como Spotify y Apple Music. Según análisis sobre este sector del entretenimiento, el uso de plataformas descendió un 11% a nivel internacional. Producto de la cuarentena, las personas dejaron de moverse y de hacer actividades donde la música era su principal compañera; como cuando se iba hacia el trabajo, se salía a trotar, o se viajaba en auto (ya sea por responsabilidades laborales o por el simple placer de manejar).         

A propósito de la pasión tuerca, quisimos recordar las historias de canciones inspiradas en el viaje en automóvil, a la espera de que pronto podamos volver a movernos con la libertad de antes.

Drive my car (The Beatles, 1965): Narra la historia de una joven que quiere ser famosa y le ofrece a un joven ser su chofer, aunque termina reconociendo que no tenía auto. "Pero encontré un conductor y eso es un comienzo", dice (https://www.youtube.com/watch?v=sjII3yywsUg).            

I'm In Love With My Car (Queen, 1975): Volvió a escucharse porque su historia se mostró en Bohemian Rhapsody, película sobre Queen. La compuso el baterista Roger Taylor con versos inspirados en las partes mecánicas de su Alfa Romeo. "Una máquina de ensueño, una máquina tan limpia, con los pistones golpeando y los cilindros a todo brillo, cuando me agarro a tu volante, todo lo que oigo es tu motor", canta el propio Taylor, quien también incluyó el sonido del tubo de escape en la canción (https://www.youtube.com/watch?v=yTRX2v1x7U4).      

Brand New Cadillac (The Clash, 1979): La canción original data de 1959, es de Vince Taylor, pionero del rockabilly, y fue revitalizada por los punk de The Clash. La letra narra la historia de una mujer empoderada que invita a subirse a un pretendiente al flamante Cadillac nuevo que ella maneja. Impresionado, éste rechaza la primera invitación a subirse, perdiendo no solo a la mujer, también al auto (https://www.youtube.com/watch?v=SxfY9iwkGq0).     

Highway Star (Deep Purple, 1972): “Estrella de la carretera” es una de las canciones más famosas de este grupo de rock. Su teclado se inspiró en Bach y el solo de guitarra de Ritchie Blackmore es uno de los más espectaculares de todos los tiempos. Nació en un viaje en autobús luego de que un periodista preguntara cómo componían sus canciones, y la banda decidiera improvisar. Su letra lo dice todo: “Nadie se llevará mi auto, va a romper la velocidad del sonido. Es una máquina de matar. Lo tiene todo” (https://www.youtube.com/watch?v=oKyeEEniXss).            

Mi cacharrito (Roberto Carlos, 1964): El Rey Blanco de Brasil la compuso luego de ver a un amigo manejando un destartalado auto SIMCA, quien le aseguró que su Cadillac nuevo estaba en reparación y que le habían prestado “ese cacharrito” para unas diligencias, pasando muchas aventuras. Roberto Carlos transformó la anécdota en una canción con tintes vodevil: “Esa cafetera era un perol. La rueda era ovalada y el arranque era de mano. El freno frenaba un poco retrasado. Temblaba como un loco, sí señor” (https://www.youtube.com/watch?v=EEMRqDm67lI).

NOTICIAS RELACIONADAS
NOTICIAS RELACIONADAS