RECORRIDO
VIRTUAL

Cinco Automóviles con Caras Adorables

¿Difícil comienzo de semana? Permítenos subirte el ánimo con las sonrisas de estos alegres automóviles

Incluso antes de que Disney diera vida a personajes como el Rayo Mcqueen, algunos automóviles se han estado encargando de premiar a los más curiosos a través de sus divertidas expresiones faciales.

Andar en auto no siempre es sinónimo de enojo e impaciencia. Si te consideras una persona alegre, con afinidad hacia cosas como los arcoíris, las flores y los animales peludos, entonces es muy probable que te hayas topado con un automóvil sonriente, incluso si son difíciles de encontrar. Te invitamos a dar un paseo por la selección de nuestros favoritos.

Austin-Healy Sprite (1958-1961)

El Austin-Healy Sprite es un vehículo deportivo, pequeño y abierto, el cual fue producido en el Reino Unido a partir del año 1958. No es un automóvil particularmente rápido, pero la primera generación del Sprite consiguió ganarse el corazón de muchos gracias a sus curiosos faros, los cuales nos recuerdan a los ojos de una rana. Se comenta que originalmente los diseñadores del Sprite querían que los faros fueran retráctiles, pero finalmente no lo consiguieron debido a problemas de ingeniería. Afortunadamente, fue gracias a este problema que obtuvimos un automóvil de grandes ojos y sonrisa cautivadora, lo cual se agradece enormemente.

Daihatsu Opti (1992-1998)

Oh, Daihatsu. Este fabricante japonés no solo ha sido reconocido por los curiosos nombres que le ha dado a algunos de sus vehículos, sino que también son unos maestros a la hora de fabricar autos con rostros adorables. Para esta selección nos quedamos con el Daihatsu Opti de primera generación, el cual fue lanzado al mercado japonés en el año 1992. Su potencia es exactamente lo que podemos esperar de un vehículo con un motor de 659cc, el cual le otorga no más de 45 caballos de fuerza. Puede que el Opti nunca vaya a ganar una carrera, pero definitivamente se ganó nuestros corazones gracias a su divertida cara de ojos penetrantes y bella sonrisa.

Waymo, el automóvil autónomo de Google

Al parecer, el futuro del automovilismo se está inclinando cada vez más hacia los autos autónomos. El mayor campeón de esta ‘carrera tecnológica’ está siendo Google, quien ha estado probando esta tecnología con una flota de Lexus RX y Toyota Prius. El problema aquí es que estos vehículos recién mencionados no son particularmente lindos. Afortunadamente, el gigante tecnológico ha solucionado este problema con su último prototipo de automóvil autónomo, el cual no tiene volante ni pedales, y alcanza como máximo una velocidad de 40 kilómetros por hora. Vale mencionar que sí tiene un par de ojos, una nariz y una boca, que le dan un aspecto muy servicial y simpático. ¿Te imaginas que algún día pueda existir una flota completa de estos pequeños autos andando por las calles?

Mazda3 (2010-2013)

Desde su introducción en 2004, el Mazda3 ha sido uno de los automóviles compactos más sólidos que se puedan encontrar. Es divertido de conducir, confiable, y el favorito de mucha gente amante del mundo automotriz. El New Mazda3, lanzado el año 2014, está basado en una nueva filosofía de diseño Kodo, lo cual se puede traducir como ‘el alma del movimiento’. Es un cambio significativo en comparación a su predecesor,  quien estuvo vigente entre los años 2010 y 2013. Este modelo recién mencionado no podía evitar parecer algo torpe con su gigante sonrisa abierta. No estamos diciendo que el Mazda3 de segunda generación fuera un mal auto, pero no podemos negar que tenía un aspecto perfecto para ser el objeto de muchas bromas pesadas.

Fiat 500 Abarth

El Fiat 500 Abarth (también conocido como Abarth 500), es un automóvil deportivo comercializado desde el año 2008 por el fabricante italiano Abarth sobre la base del Fiat 500. Sin lugar a dudas este es un vehículo que ha calado profundo en la cultura popular de todo el planeta, ya que también se le conoce como el icónico auto de la muñeca Barbie. A simple vista podemos notar que es un vehículo muy vistoso y agradable estéticamente, a lo cual se suman sus faros que se asemejan a un par de ojos redondos, que sin lugar a dudas pueden sacar una sonrisa a más de algún automovilista impaciente y de mal humor.

NOTICIAS RELACIONADAS
NOTICIAS RELACIONADAS